650_1000_biohazard

Brian Dye, CEO de Symantec (conocida por su antivirus Norton), ha declarado recientemente algo que no deja indiferente a nadie. “Los antivirus han muerto”, dice. Y es por ese motivo que toda la compañía quiere reinventarse y evolucionar de la misma forma con la que han evolucionado los ataques a nuestros sistemas.

¿Cómo? Dejando de intentar evitar esos ataques (que pueden venir incluso del gobierno para espiarnos) y pasando a minimizar sus consecuencias. Una estrategia que ya están siguiendo varias compañías, como los datos falsos que está introduciendo Juniper Networks en sus servidores para engañar a los atacantes o las protecciones extra en los números de nuestras tarjetas de crédito de Shape Security para que alguien que consiga acceso lo pase mal al intentar hacer una compra.

Lo cierto es que, si miramos al típico programa antivirus como tal, no cabe duda de que ha quedado anticuado. La plataforma y su protección ya casi no importan, porque todos los ataques pueden venir a bordo de una web con código malicioso o a base de engaños en correos phishing. Pero eso no significa que ya no hace falta protegerse: recordad que vosotros mismos podéis aplicar medidas adicionales de seguridad en vuestros ordenadores.

Fuente | Wall Street Journal