Tiene acceso directo a los servidores de grandes proveedores de Internet. Las grandes compañías niegan un ‘agujero negro’ en su seguridad. ‘Es una invasión de la privacidad insostenible e inaceptable’. Verizon se ha limitado a señalar que está obligada por Ley. Apple y Facebook han negado que permitieran el acceso a sus servidores.

345636_204550_1

El Gobierno de Barack Obama no sólo tiene información sensible de millones de llamadas telefónicas, también tiene acceso directo a los datos y a los servidores de todopoderosas empresas de Internet como Google, Facebook o Apple. Una presentación en Powepoint de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a la que ha tenido acceso los diarios ‘The Guardian’ y ‘The Washington Post’ probaría el control de EEUU sobre el contenido de determinados e-mails, fotografías, vídeos conversaciones de chat o transferencia de archivos.

El director de la NSA, James Clapper ha afirmado que este tipo de informaciones amenazan la seguridad nacional. Estas revelaciones son “una amenaza potencial a nuestra capacidad para identificar y abordar los riesgos a los que se enfrenta nuestro país”, aseguró en un comunicado difundido esta noche.

Aunque el documento -clasificado como ‘top secret- especifica que las operaciones de control de los servidores cuentan con la aprobación y colaboración de las empresas ‘espiadas’, el periódico inglés subraya que las compañías con las que ha contactado desconocen por completo estas tareas de la NSA a través de un programa bautizado como PRISM. Este programa supone una vuelta de tuerca a la normativa en vigor al respecto, la ‘Ley de Supervisión de Datos de Inteligencia sobre Extranjeros’ (FISA), reformada en 2008 para incluir más control sobre comunicaciones por móvil, Internet y correo electrónico y que da inmunidad a las compañías que voluntariamente proporcionan acceso a dichas comunicaciones a los servicios de inteligencia.

Un portavoz de Apple ha declarado que nunca “ha escuchado nada sobre PRISM” y Google ha remitido un comunicado en el que asegura que se “preocupa” por la seguridad de la información de sus usuarios y reconoce que proporciona a las autoridades la información a la que la ley le obliga pero matiza con rotundidad que no existe “una puerta trasera en nuestros sistemas” para el acceso al gobierno.

Sin confirmar oficialmente la existencia de este programa, la Casa Blanca ha asegurado que era esencial para la lucha contra el terrorismo.

“La prioridad número uno del presidente es la seguridad nacional de los Estados Unidos. Tenemos que tener las herramientas necesarias para hacer frente a las amenazas planteadas por los terroristas”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

El programa PRISM ha permitido una vigilancia a fondo de las comunicaciones entre millones de usuarios de Internet así como de los archivos que alojan en las compañías de Internet afectadas por este sistema. Microsoft fue, en 2007, la primera ‘espiada’. Yahoo, Google, Facebook, PalTalk -un proveedor pequeño que tuvo cierto protagonismo durante la Primavera Árabe y la actual crisis en Siria-, YouTube, Skype y AOL se unieron sucesivamente a las ‘redes’ de la NSA hasta 2011. Apple también está en la lista desde el año pasado.

El programa PRISM permite a la NSA, la mayor agencia de vigilancia del mundo, conseguir cualquier tipo de información o comunicación confidencial sin necesidad de solicitarlo a los proveedores de Internet o tramitar autorizaciones judiciales. La escala de este programa de vigilancia permite que la agencia gubernamental pueda tanto acceder a los datos almacenados en los servidores o hacer un seguimiento en tiempo real de las comunicaciones por Internet.

La presentación en Powerpoint que ha conseguido ‘The Guardian’ establece que uno de los objetivos del programa de vigilancia PRISM es cubrir las deficiencias de las órdenes de seguimiento de los sospechosos de terrorismo.

Estas revelaciones han confirmado, por otro lado, los peores temores de los defensores de los derechos civiles, que han estado intentando durante años arrojar luz sobre el uso por parte del Gobierno de la ‘Patriot Act‘, una ley aprobada después de los ataques del 11 de septiembre y que enmendaba la FISA para incluir el terrorismo como causa de ‘supervisión de las telecomunicaciones.

“Esto va más allá de Orwell”, denunció Jameel Jaffer, de la ONG American Civil Liberties Union (ACLU), en referencia al libro futurista de George Orwell “1984”. Algunos demócratas y republicanos electos denunciaron una invasión de la privacidad “insostenible e inaceptable”, en palabras del senador Bernie Sanders.

> Las empresas niegan su consentimiento

“La vigilancia de la NSA de casi todos los clientes de Verizon es un ataque increíble a nuestra Constitución”, denunció el republicano Rand Paul. Verizon se ha limitado a señalar en un comunicado que la empresa estaba legalmente obligado a obedecer dicha ley.

Otras de las empresas utilizadas para este ‘espionaje’ han afirmado que no tenían conocimiento del programa PRISM, y que no se ha permitido en ningún caso el acceso del gobierno a sus servidores y que sólo respondieron a solicitudes específicas de información.

“Nosotros no proporcionamos a ninguna organización gubernamental el acceso directo a los servidores de Facebook,” dijo Joe Sullivan, director de seguridad de Facebook. “Cuando a Facebook se le solicita los datos o información sobre individuos específicos, examinamos cuidadosamente esta solicitud en conformidad con todas las leyes aplicables, y proporcionamos dicha información sólo en la medida requerida por la ley”.

“Nunca hemos oído hablar de PRISM”, dijo Steve Dowling, portavoz de Apple. “Nosotros no proporcionamos información a ninguna agencia gubernamental, ni acceso directo a nuestros servidores, y si cualquier agencia gubernamental solicita los datos de un cliente tiene que ser con orden judicial“.

Fuente | El Mundo