Uno de los presuntos responsables del reciente ‘ciberataque’ masivo a la compañía suiza Spamhaus, tras su disputa con Cyberbunker, una empresa holandesa de alojamiento web, fue detenido el pasado 25 de abril en Granollers (Barcelona), anuncia la Policía Nacional.

1367139728_0

Dicho ‘ciberataque’ comenzó el pasado 19 de marzo y tuvo tal envergadura que según algunas compañías llegó a ‘ralentizar’ el tráfico de la Red en parte de Europa. Según una nota de la propia Policía, “la investigación se inició en Holanda debido a una serie de ataques contra una compañía ‘antispam’ que también afectó a Estados Unidos y Reino Unido”. De hecho, fue la policía holandesa quien estableció durante su investigación que la responsabilidad de este ataque recaía en un grupo autodenominado ‘stophaus’ cuyo organizador, un activista holandés, se encontraba residiendo en España.

> El denenido, un ‘diplomático’

El detenido, S. K., un individuo de 35 años nacido en Alkmaar (Holanda),“decía ser diplomático y concretamente Ministro de Telecomunicaciones y Asuntos Exteriores de la República del Cyberbunker“.

Según la Policía, se desplazaba en una furgoneta “que utilizaba como oficina informática móvil por distintos puntos de España”, “dotada de diferentes antenas para escanear frecuencias”.

También ha sido registrado el “bunker informático” desde donde el arrestado” llegó a realizar entrevistas con distintos medios de comunicación internacionales a raíz de estos ataques informáticos”. Los agentes han confiscado dos ordenadores portátiles y documentación.

> ‘Ciberataque’ masivo

El reciente ataque masivo que tuvo su origen en una disputa al señalar Spamhaus, una compañía que lucha contra el correo no deseado y tiene una serie de listas en las que detalla páginas y servicios que lo promueven, a Cyberbunker, un conocido servicio de almacenamiento en la Red, como plataforma utilizada para la difusión de correo basura.

Acto seguido, Spamhaus comenzó a recibir un gigantesco ataque de denegación de servicio (DDoS) – Los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDos, según sus siglas en inglés) sobrecargan las redes con una embestida de datos hasta que consiguen dejarlas inoperativas- como “venganza”, que llegó a generar un tráfico récord de hasta 300 Gbps, cuando hasta la fecha los más grandes solían generar la tercera parte.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada de Investigación Tecnológica (UDEF Central) perteneciente a la Comisaría General de Policía Judicial, en colaboración con la Jefatura Superior de Policía de Cataluña. Han participado a nivel internacional las policías de Holanda, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos.

Fuente | El Mundo