La ley japonesa quiere cortar por lo sano: las autoridades del país del sol naciente quieren que las operadoras bloqueen todo el tráfico de los internautas que usen Tor para proteger su privacidad en internet. Es una iniciativa que lleva la Agencia Nacional de Policía o NPA, considerado el FBI japonés.

cebolla

Tor, por si alguien no lo sabe, es una herramienta de código abierto y completamente gratuita que se instala en nuestros ordenadores y cifra nuestro tráfico evitando que nadie pueda saber lo que estemos haciendo y convirtiéndonos en usuarios completamente anónimos de la red. Ralentiza ligeramente la recepción y el envío de datos, pero a cambio tenemos anonimato garantizado por un cifrado de precisión militar. Su icono, una cebolla de color morado, es reconocido mundialmente.

Los motivos por los cuales la NPA quiere hacer esto son simples: poder combatir mejor con el cibercrimen y con actividades como el abuso y la coacción de menores por la red. No lo ponemos en duda: son actividades que Tor facilita. Y mucho. El problema es que prohibiendo Tor de esta manera quieres hacer ver que todos los usuarios que lo usan están infringiendo la ley. Me recuerda al canon digital español, que señalaba como pirata a todo aquél que comprase discos ópticos en blanco para almacenar datos.

La policía japonesa insiste en que esta prohibición es necesaria poniendo como pruebas los últimos casos de crímenes resueltos, cuyos culpables usaban Tor para ocultar sus actividades. Hace poco, además, fueron objetivo de críticas por creer que habían capturado a un hacker cuando éste seguía cometiendo infracciones mientras al mismo tiempo se interrogaba a los detenidos.

Puede que sea una medida que en Japón necesiten urgentemente, pero antes de bloquear a todos los que usen Tor buscaría alternativas más racionales.

Fuente | Ars Technica