Dentro de poco tiempo podremos pagar con dispositivos móviles, incluso se estudia la posibilidad de integrar el DNI en la tarjeta SIM de los terminales, y aunque se perfila como un nuevo avance que nos hará la vida un poco más cómoda, lo cierto es que las amenazas de virus en nuestros teléfonos móviles también están incrementando de manera exponencial.

Es muy posible que el próximo año veamos un aumento de los dispositivos móviles que integran tecnología NFC (Near Field Communication). Este avance nos permitirá pagar en comercios y servicios públicos con nuestro móvil, sin la necesidad de usar las antiguas tarjetas. Los dispositivos se convertirán por tanto en una forma de pago virtual que simplificará el proceso de compra. Una entidad financiera respaldará la tarjeta de pago que se integrará en la tarjeta SIM del móvil. Las distintas compañías de teléfono proporcionarán la tarjeta añadiendo nuevas medidas de seguridad en ella. Los comercios contarán con terminales preparados para interpretar la señal de los teléfonos y finalmente, para pagar, el usuario sólo deberá acercar su móvil a menos de 20 centímetros del lector de la tienda, de esta forma se generará un intercambio de datos que el usuario tendrá que autorizar introduciendo un código PIN.

Ante esta noticia se abre un debate, mientras que la mayoría de las ciudades y municipios se plantean ya la integración de estos dispositivos en su vida cotidiana (como el caso de Murcia y Madrid, lugares donde ya se está trabajando para establecer esta forma de pago en el medio de transporte urbano), muchos otros se plantean si este avance es seguro. Y es que, aunque la idea de la tecnología NFC se nos vende como la forma más segura de realizar nuestras compras, asegurando que las tarjetas SIM son una fortaleza para nuestros datos personales, nos encontramos con noticias que anuncian que durante este último mes de Febrero, han aumentado de forma más que considerables los ataques por troyanos en los dispositivos móviles.

La idea es buena, nuestros dispositivos cada día están más abiertos al mundo. Lo que antes nos servía simplemente para comunicarnos con otras personas, ahora se transforma en una ventana sin límite de apertura que nos conduce a cualquier parte del mundo. Hemos registrado muchos avances en muy poco tiempo, y lejos de sentirnos abrumados tenemos la necesidad de integrar todas estas nuevas aplicaciones que aseguran hacernos la vida mucho más fácil. Pero ¿Quién nos asegura que toda esa supuesta seguridad no podrá ser sobrevolada por alguien?

La compañía ESET, dedicada a la seguridad frente a las amenazas informáticas, ha realizado una lista con las amenazas más candentes durante estos últimos meses, y encontramos que los ataques a dispositivos móviles se perfilan como favoritos en el mundo de los piratas informáticos. Durante este último mes ha surgido un nuevo troyano que es capaz de controlar el móvil de forma remota generando lo que se llama redes zombies o botnets (en pocas palabras, los móviles ya no los controlamos nosotros). Unido a esto tenemos también la noticia de que Google se ha visto empujado a borrar más de cincuenta aplicaciones que resultaban maliciosas para los dispositivos. Frente a estas noticias sería absurdo pensar que las amenazas de seguridad móvil van a terminar aquí. Es bastante posible que a medida que la tecnología NFC avance, estas nuevas amenazas crezcan también.

Puede ser que el problema sea que nos olvidamos de que ya no estamos utilizando los antiguos móviles que simplemente hacían llamadas. Ahora contamos con pequeños ordenadores portátiles guardados en nuestro bolsillo. Se abre la posibilidad de acción, pero también aumenta la posibilidad de infección. Por este motivo quizá tengamos que ser un poco más precavidos a la hora de descargar aplicaciones de forma compulsiva o utilizar el bluetooth con mayor mesura. Lo que está claro es que las empresas que trabajan con esta nueva tecnología NFC, tendrán que lidiar con el aumento de virus para móviles y el mal uso que muchos de nosotros hacemos de nuestros dispositivos, solo así podrán dar un resultado fiable y seguro para las nuevos avances en este campo.

Fuente