El filósofo finlandés Pekka Himanen, autor del libro ‘La ética hacker’, considera que “es imposible controlar Internet”, por lo que las medidas que buscan el cierre de páginas web para que los usuarios no accedan a contenido protegido, como la ‘ley Sinde‘ no tienen sentido, ya que hay muchas maneras de saltarse los controles“El control no es la solución”, explica Himanen, que participó en el ciclo ‘Entendiendo los cambios. Ideas, libros y autores’ en la Fundación Telefónica.

En este sentido, Himanen dice que, “si fuera el Gobierno de España, me preocuparía más cómo incrementar el acceso de todo el mundo a Internet“.

Este invento, recuerda, es algo que debemos a unos ‘hackers’. “Cuando hablo de los ‘hackers’ no me refiero a los criminales de Internet“, explica, sino “al espíritu creativo que ha creado toda la infraestructura de la era de la información”.

Esta infraestructua fue posible gracias a gente como Vinton Cerf o Tim Berners-Lee, gente “motivada por su entusiasmo” y que quería “compartir sus logros con los demás”. Sin ellos, no existiría Internet, que no era un proyecto comercial, recuerda Himanen.

Este tipo de sistemas abiertos, como Linux, hacen funcionar una tercera parte de la Red. “En las telecomunicaciones hay muchos sistemas que son abiertos”. Un ejemplo de esto es Android, el sistema operativo para dispositivos móviles de Google, que está basados en Linux. “Aunque no seas consciente, toda tu vida diaria depende de los ‘hackers'”.

Es más, Himanen asegura que si nos deshiciéramos de todo lo que ha sido creado por ‘hackers’, como sistemas operativos para móviles o libros electrónicos, pero también el ‘software que utilizan, por ejemplo, algunos televisores o gasolineras, “volveríamos a los años 70”. “Normalmente se considera que el ‘hacker’ es un criminal electrónico, pero, al principio, se pensaba en una nueva cultura de creatividad“, explica. Es más, ahora, “incluso la gente en general se ha vuelto ‘hacker’. La ética ‘hacker’ es una cultura de creatividad”.

Un ejemplo de esto, explica, es que entre los sitios web más visitados en el mundo, aparecen varios sitios con contenido creado por los usuarios, como Wikipedia, Facebook o Youtube. “La gente ha logrado expresar su potencial creativo y nuevas maneras de trabajar en las redes sociales”.

Por ello, cree que desarrollos como Internet deberían llegar a todo el mundo. En este sentido, está de acuerdo con la afirmación de Berners-Lee de que todas las personas deberían tener acceso gratuito a Internet por defecto. “Internet se ha convertido en una plataforma central en nuestra vida. Lo necesitamos para el trabajo, para nuestras comunicaciones personales, o muchas otras cosas de la vida diaria”.

De hecho, Himanen llega a asegurar que si alguien no tiene acceso a Internet, “no forma parte de la sociedad moderna”. Por ello, el derecho a tener acceso a Internet “debería ser uno de los Derechos Universales”. No obstante, “aún queda mucho por hacer en muchos países y en el mundo entero”.

Fuente