WikiLeaks se ha constituido ya en el principal símbolo de los nuevos escenarios que abre la tecnología digital.

El Departamento del Tesoro de EEUU señaló hoy que carece de pruebas suficientes para poner en su “lista negra” a la web WikiLeaks o a su fundador, Julian Assange, tras la filtración de miles de documentos de la diplomacia estadounidense. ”No tenemos pruebas en estos momentos sobre si Julian Assange o WikiLeaks reúnen los criterios bajos los cuales podemos designar o colocar a las personas” en la lista de sanciones, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

La agencia federal respondió así después de que el legislador republicano por Nueva York, Peter King, solicitó la inclusión de WikiLeaks en la lista de sanciones que mantiene la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros (OFAC, en inglés) del Departamento del Tesoro. King, que preside el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, quiere que el Departamento del Tesoro incluya a WikiLeaks en esa lista por considerar que la filtración de miles de cables diplomáticos -algunos de alta sensibilidad política- se asemeja a un acto de agresión militar. Pero los criterios para la inclusión en esa “lista negra” los establece el Congreso o el Ejecutivo y, en general, aplican principalmente para narcotraficantes o personas o entidades que apoyan el terrorismo internacional.

Fuente