El Gobierno de EEUU ha anunciado un plan para desarrollar una identificación digital para usuarios de Internet, inicialmente concebido para “fomentar la confianza y la privacidad en la Red”.

La llamada ‘Estrategia Nacional de identidad reales en el ciberespacio’ (NSTIC, por sus siglas en inglés), que dependerá del Departamento de Defensa, es un esfuerzo para “asegurar el ciberespacio”, asegura en un comunicado el jefe de seguridad informática de la Administración Obama, Howard Schmidt.

Se trata de desarrollar una herramienta que funcione de manera parecida a como lo hacen las firmas electrónicas o el DNI electrónico español: una forma de garantizar definitivamente la identidad del usuario a la hora de realizar cualquier trámite o transacción ‘online’, frente a otros sistemas como el uso de multitud de contraseñas personales, una por cada servicio utilizado en Internet.

Según Schmidt, se pueden “reducir las pérdidas por fraude y el robo de identidades, así como reducir los costes para las empresas y el Gobierno, mediante el aumento de la eficacia de los procedimientos de identificación”.

Así, el plan prevé un sistema de identificación que permita al usuario autentificar sus transacciones comerciales, pero a la vez permanecer en el anonimato cuando así lo desee, como al escribir un blog.

“Para ser claro: No estamos hablando de una tarjeta de identificación nacional“, dijo el secretario de comercio americano, Gary Lockeen, en un discurso en la Universidad de Stanford recogido por Wired. “No estamos hablando de un sistema controlado por el Gobierno, sino que estamos hablando de mejorar la seguridad en línea y reducir la necesidad de recordar una docena de contraseñas”.

El departamento de comercio creará una oficina que se encargará del desarrollo y el control del proyecto.

Para anticipar las posibles reacciones en contra desde grupos de usuarios de Internet y defensores de la privacidad, Howard Schmidt ha destacado que los ciudadanos “no tienen que obtener una credencial si no quieren”.

Para que el proyecto triunfe, el coordinador de seguridad ha explicado que el apoyo de las empresas es vital. “Necesitamos al sector privado para dirigir el uso de esta iniciativa al presente” ha explicado.

En esta misma línea, Jim Dempsey, del Centro para la Democracia y la Tecnología, opina que cualquier documento de identidad en Internet debe ser creado por el sector privado, y debe ser también voluntario y competitivo. “El Gobierno no debe crear una infraestructura de identidad”, dijo Dempsey. “Si se ha tratado de hacer, es algo de lo que debemos desconfiar”.

Fuente