Se le considera culpable de fraude postal, incumplimiento de copyright, etc.

Qiang Bi, de 36 años, y antiguo empleado de Nationwide Insurance, en EE.UU., y residente en Ohio, ha sido condenado a dos años y medio de reclusión por falsificación y venta de más de 35.000 juegos pirateados. El condenado ha asegurado ante el tribunal que “voy a ser una mejor persona” y que “jamás cometeré otro crimen”, pero eso no ha impedido que el juez Algenon L. Marbley le haya declarado culpable de fraude postal, incumplimiento de copyright, y robo de identidad con agravantes. Estos cargos se derivan de su actividad de venta de juegos pirateados, que el juez considera probados. Su sentencia de prisión se dividirá en pena de cárcel que irá seguido de un año de detención domiciliaria y 416 hora de servicios comunitarios. También deberá pagar una compensación que todavía no ha sido definida, pero se le han retirado sus propiedades (casa, coche, y diverso equipamiento informático) así como un total de 367.669 dólares en efectivo.

Fue detenido después de que la unidad de cibercrímenes del FBI e inspectores del servicio postal estadounidense investigaran una pista dada por la compañía en la que trabajaba, pues había enviado desde su e-mail del trabajo una lista con más de 50 cuentas diferentes de eBay y PayPal, todas ellas con diferentes nombres.

Con esas cuentas vendía juegos piratas en línea, actividad que realizó entre 2005 y 2009, lo que el FBI ha estimado en un valor de 700.000 dólares.

 

Fuente