Parece que la seguridad en los aparatos móviles y otros gadgets sigue siendo una de las asignaturas pendientes para la mayoría de las empresas de tecnología.
La expresión reinventarse o morir podría aplicarse a los hackers, que van evolucionando y buscan nuevos métodos que les permitan atacar a los gadgets que van apareciendo en el mercado.

En muchos casos esos aparatos no cuentan con las medidas de protección adecuadas, algo que ha puesto de manifiesto la empresa de seguridad informática Mocana, que recientemente ha descubierto un sencillo método para hackear un modelo de televisiones de alta definición que cuentan con conexión a internet. Mediante un agujero en el software que permite visualizar las webs en la pantalla del televisor se podría controlar la información que se envía desde internet, y montar una falsa página para, por ejemplo, obtener los datos de la tarjeta de crédito de un cliente cuando este realice una compra.

Adrian Turner, CEO de Mocana, avisa de los crecientes riesgos derivados “del afán de querer conectar todos los aparatos electrónicos de los hogares a internet” ya que considera que las empresas que comercializan esos productos todavía no le dan a la seguridad la importancia que merece. Entre las últimas tecnologías de protección que se están desarrollando destacan los escáneres dactilares, el reconocimiento facial o herramientas que permitan bloquear los aparatos en el caso de que sufran un ataque. Uno de los objetivos de cara al futuro es conseguir mecanismos para que los usuarios puedan avisar a las compañías cuando tengan cualquier problema de seguridad y estas puedan actuar en sus aparatos de forma remota para ayudarles a proteger sus datos.

Si hablamos del software para dispositivos móviles que llega a las tiendas de Apple, Google o Nokia, el problema es difícil de atajar, ya que cada día se crean multitud de nuevas aplicaciones y no siempre se pueden detectar las que incluyen contenido malicioso.

Fuente