El acuerdo de compra de la compañía de seguridad McAfee por parte de Intel necesitará tiempo para poderse cerrar. El trato, sometido a un escrutinio inicial por parte de las autoridades europeas antimonopolio, no parece ser del total agrado de éstas. Según ha revelado el diario The Wall Street Journal, los reguladores habrían mostrado algunas preocupaciones internas respecto a la compra, que llevarían a realizar un examen más detallado del proceso.
La decisión de una llevar a cabo una investigación mucho más profunda se ha visto impulsada en gran medida por la intención de Intel de incorporar características de seguridad a sus procesadores. A las autoridades comunitarias les inquieta que McAfee, en virtud de empresa propiedad de Intel, disponga de un acceso privilegiado a estas prestaciones, lo que dificultaría la libre competencia en el mercado de las compañías de seguridad. La Unión Europea tendría hasta el 12 de enero para emitir un juicio sobre la adquisición o publicar un estudio pormenorizado sobre el asunto. Las previsiones de Intel eran que el acuerdo estuviera concluido a finales de este año o primer trimestre del próximo, pero ahora se habla de la primera mitad de 2011.
Intel anunció la adquisición de McAfee a finales del mes de agosto por unos 7.680 millones de dólares (aproximadamente 5.800 millones de euros). La notificación formal del trato a la Comisión Europea no se realizó hasta principios de noviembre, período desde el cual ésta ha enviado diversos cuestionarios a otras compañías de seguridad para conocer su opinión acerca de la operación. Lo que en Estados Unidos se vio con buenos ojos, no lo es tanto para la Unión Europea, que no hace mucho ha multado a Intel con 1.450 millones de dólares por violar las leyes antimonopolio después de que las acusaciones de AMD, uno de los principales rivales de Intel, iniciaran una investigación.