El fundador de Wikileaks Julian Assange durante la rueda de prensa que ofreció en la mansión de Suffolk, sureste de Inglaterra, donde cumple la libertad condicional – Ap Agencia

LONDRES | El fundador de WikiLeaks manifestó temor el viernes de que Estados Unidos esté preparándose para acusarlo, pero insistió en que su cibersitio seguirá revelando secretos pese a lo que calificó de una campaña de golpes bajos. Assange habló desde Ellingham Hall, la mansión de un partidario suyo donde está recluido según los términos de una fianza, mientras se resiste a un intento de extradición de Suecia que lo busca por denuncias de violación y agresión sexual. Assange afirmó por televisión que era objeto de una campaña de calumnias y “lo que parece ser un jurado de investigación secreto contra mí o nuestra organización”. No entró en detalles, pero dijo que contrató un bufete de abogados estadounidense para representarlo.

Assange ha reiterado su preocupación de que las autoridades estadounidenses estén preparadas para presentar cargos por la difusión por parte de WikiLeaks de unos 250.000 cables secretos del Departamento de Estado, que ha enfurecido y puesto en situación embarazosa a las autoridades de Estados Unidos es autoridades estadounidenses investigan a WikiLeaks y consideran formular cargos contra Assange, un caso que podría terminar enfrentando los esfuerzos del gobierno por proteger información delicada con las libertades de información y de prensa garantizadas por su Constitución. El gobierno sospecha que WikiLeaks recibió los documentos de un soldado del Ejército, Bradley Manning, que está preso acusado de revelar otros documentos secretos a la organización. Un juez británico dejó el jueves a Assange en libertad bajo fianza con la condición de que resida en la finca en Inglaterra, use un aparato de control electrónico y se reporte diariamente a la policía. Assange pasó más de una semana preso después de entregarse a la policía británica el 7 de diciembre. Las autoridades suecas  y el abogado de dos mujeres que acusan a Assange_ han negado las contraacusaciones de Assange y sus partidarios de que las denuncias tuvieran motivación política. Los intentos por contactar a los abogados británicos de Assange no tuvieron éxito el viernes. Assange pareció acercarse a admitir que Manning fuera una de sus fuentes, calificándolo como “un joven de algún modo enredado den nuestras actividades editoriales”. “Podemos ver que es la única persona, sólo una de nuestras fuentes militares, que ha sido acusada”, agregó. Pero pareció más bien citar versiones de la prensa sobre los supuestos vínculos de Manning con WikiLeaks. En una entrevista posterior el viernes con ABC, Assange dijo que nunca había oído el nombre de Manning hasta que la prensa empezó a divulgarlo. Assange dijo tener información de que estaba por ser blanco de más “calumnias”.

Aunque prometió dedicarse a limpiar su nombre, afirmó que su prioridad era su trabajo, que dijo continuará a un ritmo mayor ahora que vuelve a estar a cargo. “Ahora que estoy de regreso para asistir la dirección de nuestro barco, nuestro trabajo continuará más expeditivamente”, dijo en una entrevista con la BBC el jueves por la noche.